miércoles, 25 de junio de 2014

La Propuesta

Cuando niño ya apuntaba
Maneras de monaguillo,
Mientras los demás chiquillos
Por la aldea correteaban.

De actitud muy pía y pura,
Por todos era admirado,
Por las beatas amado
Y el favorito del cura,

Un caritativo anciano
Que le enseñó los latines,
Sin pretender otros fines
Que hacerlo mejor cristiano.

De joven su devoción
Se hizo firme y poderosa.
Apuesto y de tez hermosa
Se sumergió en la oración.

Una mañana, ante él,
Se presentó un extraño,
Que le dijo, espada en mano,
Ser el Arcángel Gabriel.

«He comprobado, hijo mío,
Tus bondades y pureza,
Tu fe férrea y fortaleza
Contra posibles desvíos.

Satán, esa bestia inmunda,
Siempre te querrá tentar,
Pues el Mal no ha de parar
Hasta lograr que te hundas.

Y para afrontar sin temor
La lucha que has de emprender
Yo te vengo a proponer
Que abomines del amor,

Pues no hay pecado mayor,
Ni más enorme es la injuria,
Que con actos de lujuria
Ofendas a Nuestro Señor.

Si sabes conservarte casto
Y de espíritu fraterno,
De las llamas del infierno
Seguro no serás pasto.




Te prometo que serás
Obispo de mitra y capa
Hasta llegar a ser papa
Y mil honores tendrás.»

Y el muchacho obnubilado
Ante el alado emisario,
De tal porte extraordinario,
De bruces cayó extasiado:

«Ángel que venció a Satán
Te aseguro con fervor
que no pediré al Señor
una Eva como Adán.

Que nunca tendré pareja,
Con mujer no he de yacer
Por mucho que dé placer,
Ni con joven ni con vieja.»

Y tras los años correr
El joven se volvió adulto,
Y entre sus piernas un bulto
Pugnaba por emerger.

La propuesta de Gabriel,
Antaño ya planteada,
Se volvió carga pesada,
Era un sacrificio cruel.

Y el papa en su sillón,
Embriagado de lisonjas
Prodigadas por mil monjas,
Sucumbió a la tentación.

En suntuoso lupanar
Roma se vio convertida
Y entre idas y venidas
Todo el mundo a fornicar.

Y Dios, ante tal caída,
Al ángel Gabriel llamó
Y allí mismo desplumó
Por gestión tan mal traída.

Se extrae pues la moraleja
Que si Satán lleva faldas
La compra de cualquier alma
La tiene puesta en bandeja.
Inspirado en el poema de Voltaire "Azolán
José M. Ramos. Pontevedra, junio 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada