sábado, 10 de marzo de 2012

Peregrina


Era moza linda y fina,
con andares de princesa,
erguida, envarada y tiesa,
la llamada Peregrina.

Y a la vera del camino
que iba hacia Compostela,
radiante como una estrella,
seducía al peregrino.

Era el suyo amor venal,
porque no era gratuito
ni tampoco fortuito
y costaba un dineral.

Y así es como en mi tierra
comentan muchos vecinos,
que hay quién no hace el Camino
aunque sí haga la carrera.

José M. Ramos. Tarifa (Cádiz), 22 julio 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada